anambfanfics
  CAPITULO 7. Llegada a Valaquia.
 


¿Cómo te sentirías si estuvieras solo en el mundo? ¿Cómo te sentirías si ya no tienes nada por lo que luchar?
Rayaba el amanecer. El continuo traqueteo del tren le había pasado factura a Evelin y no había podido pegar ojo en toda la noche. Se levantó y con alguna que otra dificultad entró en el minúsculo aseo. Abrió el grifo y empapó su cara con abundante agua fría. La verdad es que no tenía buena cara. Las ojeras se marcaban con crueldad bajo sus ojos y la cabeza le daba vueltas. Se sentó en el wáter con la cabeza apoyada en sus rodillas. Estaba realmente hecha polvo. Dejo que sus ojos se cerraran y por unos instantes se relajo gracias al frescor del agua cayendo por su rostro.
PUM PUM PUM
Evelin se sobresaltó con unos golpes en la puerta del aseo.
-Evelin, ¿Vas a tardar mucho? – dijo Miley desde fuera
Ella continuaba ida, con la mirada perdida hasta que logró responder.
-Eh… si ahora salgo. – respondió.
Cogió la toalla que había colgada y salió secándose la cara. Miley se quedó mirándola como iba caminando con torpeza hacia donde los demás estaban desayunando. No le dio demasiada importancia.
Se sentó junto a Luna y cogió uno de los cruasanes. Le dio un mordisco y masticó lentamente, concentrándose en evitar que su estómago no expulsara la comida que estaba ingiriendo en esos momentos.
-Ya falta poco para llegar – sentenció Javi que en esos momentos se acomodaba en la mesa con el rostro muy serio.
Sophie levantó la mirada pero pronto volvió a mirar a su tostada para evitar el odio que en esos instantes rezumaban los ojos de Javi. Le dolió, le dolió muchísimo mostrarse débil ante aquellas chicas y sobre todo haber destapado un pasado que le resultaba mortal recordarlo.
-¿Cómo habéis pasado la noche chicas? – dijo Javi mirando a Sophie con dureza sin que ella le mirara.
Evidentemente la pregunta iba dirigida más para Sophie que para el resto, en realidad fue un intento vago de cortesía hacia las demás.
-No he tenido problemas para dormir – dijo Luna – me quedo dormida en cualquier parte.
-Jajajaja es cierto, a mi también me sucede lo mismo – comentó Miley - ¿Recuerdas aquella vez que salimos de fiesta y nos quedamos dormidas en los aseos del pub Olimpia?
Miley y Luna empezaron a reírse a carcajada limpia contagiando a Magnus.
-Sois increíbles chicas!! – dijo Magnus sin parar de reir. - ¿Y a vosotras que os pasa? – dijo hablando ahora para Evelin y Sophie.
-Nada , solo estoy agotada por el viaje, eso es todo – dijo tímidamente Sophie
De nuevo Javi volvió a clavar sus ojos con odio sobre ella. Sophie le devolvió la mirada, esta vez sin acobardarse. ¿Qué mosca le había picado? Durante la noche se mostró amable y ahora la trataba con dureza… Se levantó cabreada de la mesa y se dirigió a otro asiento.
-Evelin cielo no tienes buena cara – dijo Magnus preocupado mientras ponía su mano en la frente de ella.
-No es nada Magnus, solo que no me sienta bien viajar… - dijo sin ganas.
-Acuéstate de nuevo. Te avisaré cuando lleguemos ¿de acuerdo?
Dicho y hecho. Evelin volvió a acomodarse en el asiento en el que había intentado dormir durante la noche y gracias a lo que había comido durante el desayuno se quedó plácidamente dormida.
El entrenamiento de baloncesto había comenzado. Joe corría de un lado a otro intentando atrapar el balón, intentando entrar en el juego, pero lo único que consiguió fue empujar a uno de sus compañeros.
-Eh tio!! Ten más cuidado quieres!! – dijo Kevin
Joe se lo tomó mal y ambos se enzarzaron en una brutal pelea. Entre todos los intentaron separar hasta que Dilan se acercó y logró llevarse a Joe lejos de Kevin.
-Muchacho si piensas que voy a tolerar tus tonterías la llevas clara, te quiero en el despacho del director a las 3 en punto. – dijo el entrenador Cooper.
-Vamos Joe, no merece la pena – dijo Dilan mientras seguía sujetándole
-A la mierda todo - dijo enfadado Joe.
Se dirigió enseguida al despacho del director. Después de una hora hablando con él salió del despacho. Dilan le estaba esperando y le acompañó a los vestuarios para hablar con él.
-Hey!! ¿Cómo ha ido? – dijo Dilan interesado en su amigo.
- Me expulsan una semana - dijo un poco disgustado - joder ahora no… el sábado es la final contra el instituto Pearson…
-¿Qué te ha ocurrido? Tu no eres así.
Joe se sentó en el largo banco del vestuario con las manos enlazadas y mirando al suelo.
-¿Y bien?
Dilan continuaba impaciente por conocer los motivos del comportamiento de Joe en el entrenamiento.
-Es por Evelin. – dijo al fin Joe
-¿Qué ha pasado? ¿Habéis discutido…?
-No se que hacer, Dilan, yo la quiero mucho pero… no se si lo nuestro va a alguna parte. – dijo angustiado Joe – Antes todo era más divertido, nos lo pasábamos muy bien… Ahora todo es diferente… No se como explicarlo. Quiero cortar con ella pero no se si es lo correcto.
-Seguro que todo se soluciona – dijo comprensivo Dilan
-No lo creo, he intentado llamarla y no me coge el teléfono. He ido a su casa y no me abre la puerta. Lleva así 3 días y no se nada de ella… He preguntado a sus compañeras de clase y no saben nada de ella, estoy preocupado… ¿Y si le ha dado por hacer alguna locura?
-No te preocupes, hablaré con Luna a ver si sabe algo de ella, suelen salir juntas de fiesta, quizás sepa algo.
Al fin el tren se detuvo en la estación. Magnus despertó a Evelin y todos salieron rumbo al centro de la ciudad.
-Chicas no os separéis – dijo Javi encabezando el grupo. – Magnus!!
-Tranquilo no hay nada por lo que temer. Sigue adelante.
-¿Sabes de algún camino seguro hasta el palacio? – volvió a hablar Javi.
Magnus echó un vistazo a los alrededores de la estación.
-Por allí - dijo señalando un camino lleno de fango que parecía que cruzaba el verde bosque cercano a la estación.
-¿Estás loco? – dijo Miley asustada – A saber lo que nos vamos a encontrar si entramos ahí
Magnus puso ojos en blanco. Miley no estaba por la labor de quedarse sola asi que no tuvo más remedio que seguir el grupo. Se adentraron en el bosque con cuidado de que nadie les viera hacerlo.
-Poneos esto – sentenció Magnus mientras repartía unas capas negras con una gran capucha que cubria sus rostros – aquí hace bastante fresco y hay bastante humedad. No quiero que os resfriéis.
Continuaron durante dos horas por el tortuoso camino del bosque. Cada pocos pasos Luna se giraba a todos los lados al escuchar ruidos extraños. Magnus la vio y se colocó a su lado para tranquilizarla. Javi paró de caminar. El resto hizo lo mismo.
-¿Qué ocurre? – dijo Sophie asustada
-Shhh
Javi alzó una de sus manos para mandar callar al grupo y cerró sus ojos para concentrarse en algo. Algo que había atraído su atención. Bajo la atenta mirada de las chicas y Magnus, fue girando sobre sus talones para captar un sonido que para los demás era imperceptible. Luna centró su mirada en algo que brillaba a lo lejos.
-¿Qué es eso? – dijo casi en un susurro.
Todos se giraron hacia la dirección donde miraba Luna. De repente una flecha pasó rozando por la mejilla de Evelin. Esta llevó su mano a su cara por instinto y vio como unas gotas de sangre cubrían sus dedos.
-Corred, corred – gritó Javi al ver como una lluvia de flechas iba abalanzándose sobre ellos.
Durante unos metros esquivaron miles de flechas que se clavaban en los árboles.
-Por aquí!!!!
Una voz apareció a la derecha del camino, detrás de un robusto roble. Una figura, quizás la de un hombre les llamaba desde una pequeña cueva excavada en el terreno. Javi y Magnus lo reconocieron al instante y ayudaron a las chicas a entrar mientras aquella figura alzaba un arco y con tiro certero derribaba a varios de sus perseguidores. Se giró sobre sus talones y entro en la cueva cerrándola tras él. Corrió detrás del grupo.
-Rápido rápido!! – volvió a gritar aquella voz.
Al fin llegaron a lo que a todos les pareció el sótano de una gran mansión. Aquella misteriosa figura hizo aparición en la sala unos segundos después.
-Siento este percance – dijo la figura – Menos mal que he llegado a tiempo, al menos esta mañana todo estaba despejado – mientras continuaba hablando se deshizo de su capucha y dejo a la luz un perfecto rostro. – Bienvenidos a Valaquia – dijo sonriente.
Evelin se quedó muda al ver la belleza de aquel chico aunque sus amigas también hicieron lo mismo.
-Que alegría volver a verte Magnus – dijo abrazándose a él – Y a ti también Javi. Siento lo de tu esposa y tu hijo – dijo ahora apenado
-No importa – Javi agachó su cabeza
-¿Ellas son…? – no terminó su pregunta
Magnus asintió y se acercó a ellas para presentarles.
-Ellas son Luna, Miley, Sophie y Evelin. Son las guardianes.
-Cuando me lo contaron no podía creérmelo – dijo con cara de ensoñación. Se acercó a ellas y las saludó una por una. Evelin creyó desmayarse cuando el joven clavó sus preciosos ojos verdes en los suyos. – La Alianza era reacia a creer vuestra existencia, y ahora estáis aquí– dijo muy contento casi sin poder creerlo – Soy Mikel, el Rey del Signo de Aire
Evelin continuaba sin quitarle la mirada de encima. En unos instantes llegaron varios criados y ayudaron a los invitados a acomodarse en el palacio. A las nueve en punto se reunieron en el gran salón para cenar. Tenía unas vistas preciosas. En la pared de piedra se abría una gigantesca ventana que daba al verde bosque que aquella misma tarde casi se convierte en una trampa mortal para todos. Llovía a cántaros y el agua caía con armonía por los grandes cristales de la ventana.
-¿Quién nos atacó? – dijo sin rodeos Javi.
-Son selenitas. Habitantes del bosque para ser mas exactos. Fuimos aliados hace miles de años, pero ahora se han aliado con Astharoth y en cuanto ven a alguien sospechoso merodeando en el bosque tienen orden de atacar… Tenía que haberos avisado antes. Lo siento. No tenía ni idea de que tomaríais el camino del bosque
-No te preocupes Mikel. – dijo Javi comprensivo.
-Lo que no entiendo – intervino Sophie – es como Magnus no pudo ver lo que nos iba a pasar…
-¿Estás cuestionando a uno de tus maestros? – dijo con crueldad Javi
-No estoy cuestionándole… lo que me preocupa es que ni él ni ninguna de nosotras pudimos ver el peligro que entrañaba venir por el bosque, ¿acaso es malo que me preocupe? – Sophie comenzó a levantar la voz, harta de que Javi se estuviera comportando mal con ella desde la noche anterior.
-Jovencita, es de mala educación hablarle así a tu maestro ¿entendido?
-Javi, tranquilízate – dijo Mikel – Debes tener paciencia con ella y con todas…
Javi se sentó en su silla de nuevo y tomo un trago de su copa.
-Hay una explicación sencilla. – empezó Magnus. - este bosque está situado sobre un yacimiento de Bauxita, un mineral que atrofia mis poderes y también los vuestros cuando los tengáis. Por eso no pude ver lo que se nos avecinaba…
-Pero si sabías eso por qué nos expusiste a un peligro innecesario? – volvió a preguntar Sophie
-Si no confías en el maestro Torossidis que demonios estás haciendo aquí – volvió a replicar Javi
-Javi por favor, ya es suficiente– Magnus le llamó la atención
-No se que has podido ver en ella Magnus, es mal educada, desconfiada… La Alianza jamás la va aceptar como Guardián y lo sabes…
Javi y Sophie comenzaron a discutir ante la mirada incrédula del resto de las chicas e incluso Mikel, mientras Magnus intentaba calmarlos.
-No entiendo porqué me tratas tan mal desde anoche, que yo sepa no he hecho nada para que estés tan rabioso conmigo – gritaba Sophie
-¿A no? ¿Y porque te metes en mi vida? – contestó Javi
-Tu me contaste tu historia
-Y tu me obligaste a contártela
-Eso no es cierto, no te he puesto una pistola en la sien para obligarte
Entre tantos gritos Evelin comenzó a sentirse mal. Se echó las manos al cuello mientras intentaba levantarse y caía al suelo.
-Evelin!! – gritó Mikel
Las voces cesaron y rodearon a Evelin. Todos tenían sus ojos fijos en ella. De repente vieron como una línea roja comenzaba a dibujarse en su cuello de un lado a otro.
-Dios mio!! – exclamo Magnus – Es una visión, Mikel ayúdame a despertarla, chicas traedme una tela rápido.
Evelin comenzó a convulsionar, tan violentamente que lanzó a Magnus contra la pared. Miley se colocó a su lado con un trozo de su capa en la mano.
-Átasela al cuello y haz un nudo muy fuerte – ordenó Mikel mientras sujetaba con firmeza la cabeza de Evelin.
Miley hizo lo que le ordenó. En unos minutos Evelin comenzó a calmarse.
-Tranquila cielo, tranquila… - Magnus había vuelto a colocarse al lado de Evelin mientras acariciaba su rostro.
Uno de los criados de Mikel entro apresurado en la gran sala.
-Señor!!
Mikel se incorporó para atender a su criado.
-Dos de los ciervos de su propiedad han aparecido decapitados!!!
Mikel volvió a girarse hacia Evelin y observando la línea que se había dibujado en su cuello susurró algo para sí mismo:
-Astharoth…







Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 1 visitantes (50 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
© Anambfanfics 2010