anambfanfics
  CAPITULO 17. Asignación de poderes.
 


Cuando al fin Frank se marchó, Magnus ayudó a Evelin a vestirse con el uniforme blanco que todos los alumnos llevaban. Le lavó la cara y la peinó, pues ella no tenía fuerzas ni ánimo para nada. Lo que más temía Magnus era cómo iba a desarrollar las clases Evelin, si cada día que pasaba se iría debilitando y más usando sus poderes. Realmente preocupado. Fue junto a la maleta de la joven y cogió su set de maquillaje. Con cuidado cogió una pequeña brocha y coloreó sus mejillas para que aparentara buen aspecto y luego cogió un corrector para ocultar sus ojeras. Finalmente dio un toque rosado a sus labios.
-Ya estás lista – dijo sonriendo Magnus.
-No sé cómo agradecerte todo lo que haces por nosotras Magnus.
-No digas nada. Me siento como vuestro padre. Tengo la obligación de protegeros y os he cogido muchísimo cariño. No sé qué va a ser de mí si os ocurriera algo. Procuraré no meterte mucha caña con las clases…
-Magnus!! Eso ni hablar. No quiero ningún trato especial por mi enfermedad. Es más, quiero demostrarte que esto no va a ser un impedimento. – suspiró Evelin. - Te lo agradezco, pero no. Soy una alumna más. Solo te pido eso.
-De acuerdo Evelin. Vámonos, no quiero que lleguemos tarde. Hoy hay mucho que hacer.
Sophie se miraba extrañada en el espejo con aquel uniforme tan “blanco”. Parecía que cuando la luz incidía sobre él le hiciera daño en los ojos. Javi se acercó por detrás y le abrazó mirando ahora ambos al espejo.
-¿Irás a la mi primera clase? – inquirió Sophie ilusionada.
Javi la giró para mirarla a los ojos.
-No me perdería tu asignación de poderes por nada en el mundo.
Nada más acabar su frase la besó con ternura en la punta de la nariz. Sophie reía por las cosquillas que este le hacía con su barba.
-Con saber eso me basta – respondió Sophie, más feliz que nunca.
Ambos salieron de la habitación para reunirse con los demás en el aula de lucha.
La ropa volaba de un lado a otro de la habitación de Luna ya que ésta y Miley se habían puesto de acuerdo para maquillarse entre ellas e ir perfectas a la primera clase. Estaban muy emocionadas. Por fin se pusieron sus uniformes y salieron por el gran pasillo central.
-Buenos días chicas!! – gritó Basty desde la otra punta del pasillo y más al ver a Luna
-Hola!! – grito Luna.
Miley sonrió pícara. Sabía que su amiga miraba demasiado a Basty y le divertía verla tan atontada con aquellos misteriosos ojos azules tras la máscara. Ony se situó al lado de Miley y la saludo con una preciosa sonrisa, Mikel también iba con ellos, tan dormido como de costumbre pues hacía años que no tenía que madrugar, pero ver a Evelin conseguir sus poderes le quitaban todo el sueño del mundo.
Puntualmente llegaron todos a la gran sala donde se impartía una de las cientos de disciplinas que los aprendices tenían que aprender. Los alumnos ocuparon todos los asientos de las gradas. No cabía ni un alfiler. Las chicas por fin se encontraron.
-Buenos días a todas – dijo Evelin disimulando su mala noche
-Ey Eve!! ¿Que tal has dormido? – respondió Miley.
-No muy bien… la cama era incomoda, ya sabes
-Hola tíos, sentimos el retraso – contestó Javi cuando él y Sophie llegaron a la altura de Magnus y los demás. – Nos hemos perdido por el palacio… Hacía tanto tiempo que no veníamos aquí…
Mikel al ver la cara de felicidad que traían Javi y Sophie, no pudo contener una mueca en sus labios. Sabía, o por lo menos intuía lo que significaban esas caritas.
-Si, Javi tranquilo, no te disculpes – dijo astuto dedicándole una cara de “luego me cuentas a que viene esa carita”
Por fin entraron en la sala con forma de foro, con gradas en los cuatro costados. También esta tenía todos sus muros blancos, incluso el suelo. Las chicas se asustaron al ver todo el gentío agolpado en las gradas. No podían imaginarse que entre ellas hubieran causado tanta expectación. Magnus les indicó donde debían colocarse. Las chicas se sentaron en el mullido suelo, en el centro de la sala. Todo el mundo las miraba inquietos. En lo más alto, en un palco, todos los antiguos reyes esperaban con entusiasmo el momento. Basty, Javi, Mikel y Ony se colocaron frente a las chicas, pues ellos formaban parte de la primera clase.
-Chicas, quiero que os relajéis, que no penséis en toda la gente que está aquí reunida – decía Magnus mientras todas miraban inquietas a su alrededor. – Debéis seguir mis instrucciones al pie de la letra, serán muy pocas, tranquilas, la mayor parte del tiempo debéis guiaros por vuestro instinto.
Mientras Magnus daba las últimas indicaciones a las chicas, Mikel intentó hablar con Javi.
-Eh!! ¿A qué viene esa carita Javi?
-¿Mi cara? ¿Qué le pasa a mi cara?
Basty y Ony también se estaban pispando de la conversación. Miraron a Javi y no pudieron por menos de intervenir.
-Sonríes!! – dijo sorprendido Basty
-¿Qué pasa, no puedo sonreír? – dijo alegremente Javi
-Y estás más amable que de costumbre!!! – Ony tampoco pudo callarse.
-A ti te ha pasado algo!! – Finalizó Mikel – Y creo saber el motivo…
-No lo creo – dijo muy cómico Javi. – Sois tan zoquetes que ni lo imaginaríais.
Al fin Magnus se alejó de las chicas dejándolas solas en el medio de la gran sala.
-Por favor silencio en la sala!!! – Gritó Vladimir llamando al orden – Proceda maestro Torossidis.
-Chicas, concentraros. – Ahora se dirigió a los cuatro reyes – Podéis vendarles los ojos.
Todos se acercaron a ellas y les vendaron los ojos. Comprobaron que no veían nada y volvieron a sus posiciones anteriores. El foro estaba sumido en un silencio sobrecogedor y todo el mundo miraba expectante a Magnus, que empezó a repartir colgantes a los cuatro reyes. Una vez los hubo repartido Basty se adelantó unos cuantos pasos y se preparó. Las chicas respiraban nerviosas. ¿A qué se refería Magnus con seguir su instinto?
Nadie movía un solo músculo. Vladimir y Magnus dieron la señal. Basty abrió su mano con la palma apuntando a las jóvenes. Se concentró hasta que notó cada una de sus células listas para la acción.
-Furiizo buriddo*!!! – gritó Basty
Una especie de lanza de hielo recorrió la larga distancia que separaba a Basty de las cuatro chicas cuando de repente Luna se levantó gritando mientras que instantáneamente quedó cubierta por una especie de manto deteniendo en seco la lanza. Se escuchó un gran murmullo en la sala haciendo que tanto Luna como las demás se asustaran. Basty se quedó sorprendido por la habilidad innata que había adquirido Luna. Para probar que no se trataba de suerte al azar, Basty volvió a su posición inicial. Inspiró aire una vez más.
-Demona kurisutaru*!!!
Ahora miles de cristales de hielo afilados como cuchillos se abalanzaron de nuevo hacia las chicas y de nuevo Luna volvió a levantarse gritando y haciendo revotar los mortales trozos de hielo. Basty se apartó de su trayectoria a tiempo, haciendo que se clavaran en la pared de mármol blanco. No había sido casualidad. Por el momento Basty volvió a su sitio asombrado. El siguiente en actuar fue Ony. Hizo una reverencia a Magnus y se colocó en su posición. También Ony alzó su mano con la palma dirigida a las chicas. Cerró sus ojos.
-Traska-mi*!! – gritó
Su mano comenzó a iluminarse haciendo que todos los allí presentes entrecerraran los ojos para evitar deslumbrarse. Unos segundo más tarde aquella luz recorrió la distancia que le separaban de las chicas cayendo sobre el suelo y creando un gran cráter. Pero en ese mismo instante Miley apareció al otro lado de la gran grieta sana y salva junto a sus compañeras.
-Oh dios mío!! Las ha orbitado a todas!!!
Uno de los alumnos allí congregados acabó con las dudas de Magnus. En respuesta a ese ataque Miley alzó sus manos haciendo temblar el suelo y resquebrajarlo hasta los pies de los reyes. Todos alucinaban y Ony el que más.
-¿Habéis visto eso? – dijo Ony a sus compañeros cuando volvió a su sitio.
Ahora Magnus le hizo un gesto a Mikel y a Javi para que se prepararan. Magnus miraba preocupado a Evelin, de momento con la medicación estaría bien durante unas horas, pero en ese preciso instante podía ocurrir cualquier cosa.
-¿Listo? - preguntó Javi en un susurro a Mikel – Tú primero, así podremos combinarlo.
El segundo afirmó. Siguieron el mismo procedimiento que Basty y Ony.
-Bomb di uin*!! – gritó Mikel con su voz rasgada
Se levantó un viento violento similar al de un tornado que arrasaba con los cascotes que se produjeron con la actuación de Ony. Todo el mundo intentó marcharse de la sala ante el peligro que esto ocasionaba. Evelin empezaba a sentirse nerviosa. Entonces llegó el turno de Javi.
-Varu furea*!!
De su mano salió una llamarada de fuego avivada por el viento que originaba Mikel. Evelin saltó con agilidad desde su posición quedando flotando en el aire. En esos momentos la llama se dirigía con rapidez a Sophie que no se movía de su sitio. Justo en el momento en el que la llama estaba a escasos centímetros saltó hacia atrás dando una pirueta para esquivar el fuego. Ambas reaccionaron y desde sus respectivas posiciones encararon a Mikel y a Javi; Evelin lanzando rayos desde sus manos y Sophie lanzó una ráfaga de fuego en intervalos de ondas y que se veían impulsados por el viento que originaban los rayos de Evelin.
-Deteneos!!! – gritó Vladimir al ver que el resto de alumnos se encontraban en peligro.
Magnus alzó su mano y detuvo las envestidas de las jóvenes. Todas cayeron al suelo agotadas. Cuando la calma se apodero de la sala, el resto de alumnos abandonaron su escondite tras las butacas y miraron al centro del foro. Estaba hecho una pena. Muros resquebrajados, inundado por el hielo derretido, restos de hojas de las plantas decorativas y cientos de marcas de fuego.
Sophie y Evelin continuaban con su respiración entrecortada debido al esfuerzo. En realidad ninguna de las cuatro sabía cómo habían podido hacer aquello. Increíble.
Magnus dio un paso al frente como si nada hubiera pasado.
-Tal como pensaba – dijo con una gran sonrisa.- Vladimir, tú que opinas.
El anciano las miro una por una. Seguía sin confiar en ellas. Tantas decepciones era lo que traía consigo.
-Sin duda son poderosas Magnus. Tengo fe en que sepáis controlaros llegado el momento chicas. – sentenció. – Bienvenidas.
Los cuatro reyes devolvieron los colgantes a Magnus. Ahora este se dirigió a todos los presentes.
-Os presento a las nuevas aprendices de Guardianes de Los Cuatro Signos de la Luz. Luna, guardián del signo de agua, Evelin, guardián del signo de aire, Sophie, guardián del signo de fuego y Miley guardián del signo de Tierra. Vamos a darle un escarmiento a Astaroth. Ya era hora ¿No creéis queridos alumnos?
Todos vitorearon a las chicas demostrándoles su cariño…






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 1 visitantes (54 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
© Anambfanfics 2010