anambfanfics
  CAPITULO 19. Complicaciones.
 
 

11 días para la batalla…

El nuevo día se anunciaba prometedor. Como todos los jueves, Vladimir se dirigió al aula de “Lucha con arma blanca” donde le esperaban sus alumnos. Le encantaba impartir esa clase, Jason siempre acababa sorprendiéndole con algún movimiento nuevo. En esos momentos, era el alumno más aventajado por lo que ayudaba a Vladimir a impartir sus clases a los alumnos más jóvenes de edades comprendidas entre los 8 y 10 años. También las nuevas generaciones apuntaban alto por lo que Jason no se sorprendía de que algunos días saliera de la clase con algún corte en sus manos o brazos. Eran realmente buenos. Como las chicas debían aprender desde cero las técnicas de lucha, aquel día comenzaron con los niños. Todos formaron un enorme círculo dejando espacio en el centro para Vladimir y Jason.
-Bien, espero que hayáis estado practicando chicos… - dijo Vladimir cogiendo una katana – hoy hay examen sorpresa.
Todos los alumnos empezaron a protestar mientras las chicas sonreían ante la reacción de ellos. Jason estaba deseoso de comenzar con el examen para demostrar que además de buen alumno, era un gran profesor.
-Jason, puedes elegir – dijo engrandecido Vladimir sabiendo que su joven aprendiz elegiría al más adelantado de los pequeños para demostrar a las chicas que donde se habían metido, no era un juego.
-Brady!! – dijo Jason.
El pequeño se llevaba tan bien con él que hasta parecían hermanos, y se alegró de que le escogiera.
-Bien – respondió Vladimir – El resto, agruparos por aspirantes a cada signo por favor, chicas id cada una a vuestro grupo – se dirigió a ellas con amabilidad, acordándose de lo que Irina le había dicho. Primero observar y luego juzgar. – Os iré entregando vuestras respectivas armas.
Así, mientras que Brady calentaba y se preparaba para el examen sorpresa, Vladimir entregó a cada grupo su arma: al grupo del signo de agua les entregó katanas, al grupo del signo de aire arcos y sus respectivas flechas, al signo de fuego varios juegos de dos sais cada uno y al signo de tierra lanzas con doble punta. Javi, Mikel, Basty y Ony se habían sentado en las gradas del aula sin que pudieran verles. Observaban cada gesto, cada movimiento con suma seriedad, estarían atentos para corregir de inmediato a sus guardianas.
Al fin Brady se colocó en posición. El resto de alumnos se apoyó en las paredes para dejar más sitio y que tanto como él como Jason pudieran desarrollar sus movimientos sin problemas de espacio.
-¿Preparados? – dijo Vladimir – A luchar!!!
Tanto Brady como Jason se abalanzaron el uno sobre el otro. Evelin se asustaba al ver la violencia del enfrentamiento, pero por lo que se veía, no llegaban a tocarse en ningún momento. Tan precisos eran sus movimientos que las katanas pasaban a escasos milímetros de sus pieles. Deleitaban al joven público con innumerables piruetas para esquivarse.
-Increíble – susurró Sophie.
-Es imposible que nos pongamos a su altura – dijo Miley – No podemos aprender todo esto en escasos 11 días…
Brady comenzó un movimiento muy rápido de un lado a otro de la sala. Debido a su velocidad, Jason no lograba distinguirlo.
-Jason ¿Pero qué demonios estás haciendo? Atácale – dijo perplejo Vladimir al verlo inmóvil en su sitio.
Jason necesitaba concentrarse para prever la trayectoria que seguiría Brady. Eso jamás lo había visto en él. Progresaba a ritmo vertiginoso y a ese paso acabaría siendo mejor que él. Los demás alumnos estaban asombrados y tampoco lograban adivinar donde se encontraba el pequeño a cada segundo. Basty sonreía divertido, él era el único que conocía la táctica que estaba usando Brady, se la había enseñado la noche anterior.
-¿Y tú de qué te ríes Basty? – dijo Ony
-Ahora lo verás – dijo muy orgulloso.
Brady frenó en seco detrás de Jason y con movimientos rápidos y precisos de su katana, rozó el traje de Jason sin producirle herida alguna.
-Creo que has fallado chaval!! – dijo Jason
-Yo creo que no – dijo divertido Brady guiñándole un ojo a Basty en muestra de agradecimiento
De repente el uniforme de Jason cayó al suelo hecho trizas dejándole desnudo y los calzoncillos como única prenda que lo cubría. Todos comenzaron a reírse incluido Vladimir que no podía creer lo graciosa que podía llegar a ser la picardía de Brady.
-A eso me refería – dijo carcajeándose Basty.
-No me digas que le has enseñado eso al chaval – dijo incrédulo Mikel – Tienes muy mala leche
-Hay que bajarle un poco los humos a Jason o acabará creyéndoselo – volvió a responder Basty.
-Basty, se que el autor de todo esto has sido tú – dijo riendo Vladimir mirando hacia su posición. – Brady, creo que parte de este sobresaliente se lo debes a Basty. Enhorabuena pequeño, has progresado mucho. Jason creo que por hoy es suficiente, puedes irte.
El pobre chico salió sonrojado hacia los vestuarios.
-Ohhh!!! Mira lo que le ha enseñado tu querido Basty al niño – dijo Sophie picando a Luna
-Eh déjame en paz. No me gusta, es solo mi maestro, como para ti Javi… ¿O tal vez no? – dijo Luna con una sonrisa malvada pero sin intención de ofenderla
-No sé a qué te refieres – respondió Sophie
-No te hagas la tonta…
Vladimir estaba oyendo la conversación de las chicas aunque hablaran en susurros tan bajos que nadie más pudiera oírlos. Estaban consumiendo su paciencia, no le gustaba nada que no respetaran a los actuales reyes y hablaran de ellos con total naturalidad y que además tuvieran confianza con ellos… demasiada confianza.
-Silencio!!! – Parecía que Vladimir se había enfadado y mucho. – Vosotros – dijo ahora dirigiéndose a los cuatro reyes – Bajad aquí y ayudadme con la clase. Ya sabéis lo que tenéis que hacer.
Los cuatro bajaron y cada uno se colocó con sus respectivos aprendices. Los niños estaban encantados con que los reyes les dieran una clase magistral, también estaban entusiasmados con tener a las nuevas guardianes aprendiendo junto a ellos. Luna sonrió cuando Basty se acercó a ella.
-¿Qué? ¿Por qué me miras así? – dijo él
-No ha sido muy cortés que le hayas enseñado eso al crío… - dijo Luna riendo
-He tía, yo no soy un crio!! – dijo encarándose Brady a ella
-Vale vale campeón!! Tranquilo. – dijo Luna alzando sus manos como si la fueran a detener.
-Anda Brady, ve a practicar un poco más – Basty le guió el ojo al pequeño.
-Oh… ya entiendo – dijo pícaro Brady – Que te vaya bien cassanova!!
Luna miró con recelo al niño que se iba apartando hacia el otro lado de la sala donde había más compañeros suyos practicando .
-¿Cassanova? – dijo confusa Luna - ¿A qué ha venido eso?
Basty no quería hablar del tema así que comenzó a luchar con su Katana contra Luna.
-En guardia pequeña, veamos lo que eres capaz de hacer
Luna intentó esquivar cada golpe que realizaba Basty pero por un momento se despistó y la Katana rozó su brazo del que brotó un poco de sangre acompañado de un alarido de dolor de la joven.
-Oh dios mio!! – gritó Basty – Lo siento, lo siento, lo siento
Basty rasgó la parte de arriba de su kimono y taponó la herida de la muchacha que no dejaba de retorcerse.
-Auuu – se lamentaba Luna
-Shh no te muevas o te haré más daño.
-Hey Luna ¿Pero que te ha pasado? – decía Sophie que se acercó con Evelin y Miley para interesarse por su amiga
-Por favor chicas, hacer algo, moveros, pero distraedme para no ver la sangre – gimió al notar como Basty apretaba la venda
Dicho y hecho. Las otras tres chicas se reunieron con cada rey y comenzaron a entrenar. Mientras Evelin recibía instrucciones de cómo lanzar las flechas, Sophie y Miley danzaban de un lado a otro esquivando a Javi y a Ony. Miley parecía desenvolverse bien con la lanza y acabó acorralando a Ony que la premió por su buena actuación, todo lo contrario que Sophie, que acababa en el suelo y con cada sai a un lado de la sala; pero a medida que pasaba la hora de la clase iba cogiendo más soltura hasta hacer recordar a Javi las luchas que se hacían en su palacio entre las jóvenes para divertir a sus invitados.
Acabada la clase, las chicas y los reyes se trasladaron a otra aula donde se encontrarían con Magnus. Esa sería la única clase en las que estarían solas, sin ningún alumno más que pudiera molestarlas, pues esta vez necesitaban mucha concentración. Magnus había preparado todo para la clase. Había colocado cuatro cojines blancos en el suelo, había bajado la iluminación… Todas ellas estaban confusas, ¿Sería una clase de relajación o es que iban a dormir un rato? Las chicas se sentaron en los cojines por indicación de Magnus que se colocó frente a ellas para comenzar.
-Bien chicas. Hoy necesito que os concentréis al máximo. Este es de entre todos, el poder más difícil de controlar, pues es la base de los demás ¿de acuerdo? – cogió un taco de folios – Os voy a enseñar imágenes un poco fuertes de algunos de los desastres que ha provocado Astaroth hasta nuestros días, lo que intentaré es provocar reacciones adversas en vosotras, es decir, os voy a enseñar imágenes tan duras que os provocarán rabia, ira, deseo de venganza, debéis canalizar esas sensaciones para poder transformaros en el elemento que vais a representar. No todas reaccionaréis igual ante cada imagen, cada una de estas imágenes está hecha, más bien creada para que una de vosotras reaccione y se transforme. Vuelvo a repetir que debéis estar tranquilas y relajadas, como si solo estuvierais solas en la sala. ¿Me habéis entendido?
Las chicas asintieron con la cabeza asustadas, pues no sabían qué era lo que iba a ocurrir en realidad. Magnus deslizó la primera de las láminas y la colocó hacia ellas. Las chicas miraban la imagen horrorizadas. Era la ciudad de Nueva Orleans después del huracán Katrina. Evelin sentía que se ahogaba, pues Astaroth usó el signo de aire para provocar aquel desastre. La imagen le incumbía a ella, por ser guardián de ese signo. Pero aún así la imagen no era lo suficientemente provocadora como para que ninguna de ellas reaccionara por completo, tan solo Evelin mostró un ligero cambio en su tranquilidad, eso o quizás era a causa de su enfermedad. Magnus deslizó una nueva imagen. Mikel, Javi, Basty y Ony las miraban con seriedad, atentos a cualquier variación anormal para poder actuar de inmediato. La imagen actual era una fotografía tomada desde el aire de la ciudad Huarás, Perú. Las casas estaban derrumbadas a causa de un gran terremoto que desoló la ciudad en 1970. También Astaroth estaba detrás de ese desastre. Miley comenzó a respirar con dificultad, tanta que se podía oír sus exageradamente ruidosas inspiraciones. En esos instantes comenzó a temblar el palacio y su piel se volvía de un color ocre intenso y áspera como las rocas.
-Magnus retira la imagen – decía preocupado Ony
-Unos segundos más Ony – decía Magnus
Las chicas se apartaron de ella apoyándose en las paredes. Al otro lado de la puerta del aula se oía el murmullo de los 2000 estudiantes que salían precipitados hacia el exterior del palacio por miedo a su derrumbe.
-Magnus basta ya, es suficiente!!!
-Ony, por favor, un poco más, se que ella puede.
Los ojos de Miley se tornaron a blanco y comenzó a tener una visión a causa de su poder fuera de control.
Pudo ver la ciudad de Phoenix asumida en el caos y el horror. Los edificios estaban destrozados, las calles estaban inundadas, el fuego arrasaba las gasolineras de la ciudad y el viento arrastraba escombros a su paso… Entre todo ese tumulto vio a Joe y Dilan en peligro. Estaban siendo llevados a rastras hacia los descampados de las afueras de la ciudad. No sabía quiénes eran los que les empujaban y golpeaban pero su aspecto era horroroso…
-Magnus para ya!!! Haz que pare!!! – gritaba Ony tumbando a Miley en el suelo.
El color de su piel le preocupaba. Magnus le obedeció y retiró la imagen. En pocos segundos el temblor cesó y la piel de la joven volvió a su color natural. Se alzó rápidamente quedando sentada y cogiendo aire que abrasaba sus pulmones cada vez que lo hacía. Aún así continuaba con sus ojos en blanco.
-Magnus me la llevo a su habitación a ver si puedo hacer algo – dijo muy nervioso Ony
Magnus dio su visto bueno. Mientras Ony se marchaba con Miley, las otras jóvenes continuaban asustadas contra la pared sin poder moverse. Evelin intentó respirar como Magnus le había enseñado para no tener un ataque de tos.
-Podéis volver a vuestros sitios – dijo con tranquilidad Magnus.
Las chicas obedecieron. Se sentaron de nuevo pero no podían tranquilizarse, después de lo de Miley ¿Quién y qué sería lo próximo? Magnus tomó de nuevo las láminas entre sus manos y sacó una nueva imagen. Esta vez se trataba de una fotografía muy oscura, casi no se podía apreciar lo que había en ella, salvo Evelin. Se trataba de un barco hundido en las profundidades del Océano Pacífico.
-Es el “Emiratos” – dijo Magnus – En el año 1915 realizaba una travesía a lo largo de las islas de la Polinesia. Una noche se formó una espantosa tormenta, las olas eran gigantescas y una de ellas volcó el barco…
Evelin comenzó a sentir frio y como su piel se erizaba. Magnus continuó, sabiendo que Evelin reaccionaría en pocos segundos.
-Astaroth hizo que ese barco se llevara más de 1800 almas al fondo del océano…
La piel de Evelin comenzó a teñirse de un color azulado, comenzando por su ojos y acabando en sus manos, su pelo comenzaba a contonearse al son de una suave brisa que en esos momentos hacía su aparición en la sala, a pesar de que todas las ventanas estuvieran selladas en ese instante.
-¿Evelin? – habló Magnus
La joven se estaba transformando poco a poco en su elemento, el aire. Su pelo se alborotaba cada vez más llenándose de una especie de hojas de árboles y su piel se volvía más cianótica.
-Eso es Evelin, lo estás haciendo muy bien – decía Magnus.
Mikel no se podía creer que la joven estuviera controlando su transformación con tanta habilidad por ello se acercó a ella y le cogió de la mano preocupado, intentando averiguar cómo lo estaba haciendo. Magnus controlaba que todo fuera bien y que el proceso no consumiera sus fuerzas y su salud.
-Mikel estoy bien
La voz de Evelin era suave y tranquilizadora pues era indicativo de que todo iba bien. Al fin Magnus retiró la imagen y la joven volvió a su estado normal.
-Ha sido genial – dijo ella un poco agotada y tosiendo, procurando que nadie viera la sangre que se agolpaba en su pañuelo.
Mikel la ayudó a levantarse sin percatarse del malestar de la joven. Magnus volvió a su posición y cogió las dos últimas imágenes.
-Veamos quién es la siguiente - sonrió Magnus
Destapó la siguiente imagen. Sophie abrió tanto sus ojos que parecía que se iban a salir de sus órbitas. Dio un alarido tan potente que todos tuvieron que taparse los oídos. La imagen mostraba varios coches en llamas… Un accidente múltiple de tráfico que Astaroth había provocado a su antojo. Pero el coche que estaba en primer plano era el de sus padres, lo que provocó que Sophie reaccionara de manera muy violenta. Comenzó a tener unas convulsiones muy fuertes y sus ojos se inyectaron en un color borgoña intenso haciendo desaparecer el verde habitual, su pelo se envolvió en llamas haciendo aparecer una larga melena formada por llamas de fuego y su piel se volvió rojiza y abrasadora.
-Te mataré!!! – gritaba sin parar.
Javi, Basty y Luna se apresuraron a sujetarla pues por muy poco casi se abalanza sobre Magnus. Mikel y Evelin veían la escena horrorizados.
-Eso es Sophie… buena chica…
El mismo susurro que aparecía en sus pesadillas la noche anterior la martirizaba una y otra vez.
-Magnus haz algo, no podemos con ella – gritaba Javi preocupado – Sophie cielo cálmate – le intentaba decir al oído…
-Sophie… Todos están en contra tuya… Solo yo puedo devolverte lo que te han arrebatado…
De nuevo la voz perturbaba la mente de Sophie que luchaba por liberarse de esa terrible voz y de los brazos de Basty, Luna y Javi
-Sophie!!! – Javi la cogió por la cara y le hizo mirar a sus ojos – Sophie cálmate
La joven dejó de convulsionar de inmediato cayendo de rodillas en el suelo y respirando agitadamente.
-¿Qué ha pasado? – dijo en un suspiro…
-Llévatela de aquí Javi – ordenó Magnus
Éste cogió ahora la última imagen y se la mostró a Luna con temor a otra reacción como la de Sophie. Sin embargo la imagen del deshielo de los polos ablandó el corazón de Luna cuya piel se coloreo de un azul suave y se hizo fría como el hielo. En sus manos se formaron membranas a modo de aletas.
-Impresionante… - dijo Magnus, pues no hubo ningún guardián que experimentara tal transformación con ese signo
Mientras tanto en la habitación de Miley, Ony intentaba hacer que la joven recuperara la consciencia. Miley continuaba viendo imágenes de Joe y Dilan magullados por las palizas que estaban recibiendo. Al fin llegaron al gran descampado donde se solían jugar partidos de beisbol todos los domingos. Una figura oscura apareció ante ellos y les mató. En ese preciso instante Miley recuperó la consciencia. Respiraba con dificultad y estaba envuelta en sudor.
-Miley!!! ¿Estás bien? – decía Ony tomando su cara y haciendo que le mirara a los ojos.
Ella asintió y Ony no pudo por menos de abrazarla para tranquilizarla.
-Tranquila todo ha pasado
Miley se aferraba a él aterrorizada. Tenía que volver a Phoenix como fuera. Eso sí nadie debía enterarse de su huída. ¿Pero cómo lo haría?






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 1 visitantes (17 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
© Anambfanfics 2010