anambfanfics
  Capítulo 8: El diario
 
Miré los ojos suplicantes de Herver. Decidí que tenía razón. Decidí cerrar el libro con el título de “Pasado” y abrir el libro del “Presente y futuro” y para empezar a hacerlo tendría que coger fuerzas de donde fuera y leer finalmente el diario de Abigail, se lo prometí a Tony, y así lo haría.
Después de estar hablando con Herver durante un par de horas, me despedí de él, de Adam y de Danny. Acordé con él en empezar a trabajar al día siguiente hasta mi próxima y última operación que sería dentro de dos semanas, así mantendría mi cabeza ocupada y no me pondría nerviosa si comenzaba a darle vueltas a la cabeza.
Subí al todoterreno sin ninguna dificultad y esperé unos segundos a que Lorh subiera y arrancara para poder deshacerme del anorak. Al fin nos pusimos en marcha de vuelta al pueblo. Con gran habilidad, Lorh encendió un cigarrillo sin quitar la vista de la carretera.
-¿Desde cuándo fumas? – dije sorprendida, pues Lorh era una chica bastante saludable, con sus típicas ensaladas con soja, tofu y todos los elementos naturales y comestibles que tuviera a su alcance.
-Desde que no puedes vigilarme a todas horas para luego regañarme – dijo con una leve sonrisa en sus perfectos labios.
La respuesta me llevó un año atrás y como empezaría a recordar viejos tiempos preferí seguir a mi bola antes de que la tristeza volviera a hacer acto de presencia. Prohibido recordar pensé para mí misma.
-Un año… - dije confirmando mi pronóstico mientras miraba por la ventanilla.
-Sí, un año. – murmuró
El habitáculo se llenó de un silencio muy incómodo. Me mordí el labio sin saber qué hacer o decir en ese instante.
-¿No me vas a decir nada? – dijo Lorh rompiendo el silencio que nos había separado momentáneamente.
-¿Para qué? No vas a hacerme caso…
-Tal vez sí… - me miró durante un par de segundos y luego dirigió su mirada a la carretera - ¡Vamos Ash, lo estás deseando!
-¿Quieres que me ponga en plan madre contigo? – me carcajeé – Esto si que no me lo esperaba.
-Dime algo como… vete a yoga, haz footing, cómprate un caniche y hazle trenzas… yo qué se, lo que se te ocurra para convencerme y me haga dejar este sucio vicio…
-Pero yo no puedo hacer eso…- dije sin parar de reír – Eso es cosa de tu fuerza de voluntad.
-Entonces ya me puedo dar por jodida… - sentenció – Agggg!!! – Protestó tirando el paquete de cigarrillos por la ventanilla – Esto si es un buen remedio!!
Durante un ahora continuamos riendo. Lorh me contaba chistes que Danny le había enseñado. Casi me da un infarto allí mismo. Sin darme cuenta llegamos a mi casa. Como era de esperar no había nadie. Mi madre no regresaría hasta la noche pues se había trasladado a Deline por un asunto judicial con un cliente y mi padre llegaría sobre las tres de la madrugada después de un día agotador operando y atendiendo pacientes. Recogí mi bolso de la parte trasera del todoterreno y me bajé con cuidado apoyando poco a poco las muletas hasta llegar a la entrada. Cogí mis llaves y girando un par de veces la cerradura abrí y entré mientras miraba afuera y despedía con la mano a Lorh.
-Hasta mañana!! – grité.
Tenía un hambre que me moría así que me dirigí a la cocina y calenté el pollo en salsa que me dejó mamá para comer. También me preparé un buen bol de helado de chocolate, tenía ganas de darme un capricho y si el helado bajaba a las cartucheras no me importaba, me vendría bien un poco de volumen y llenar estos pantalones pitillos convertidos ahora en bombachos. Una vez deleitada con la maravillosa comida de mi madre, decidí tumbarme en el sofá del salón todo lo larga que era. Desde aquella posición cogí el mando del equipo de música y puse algo de música ambiental para relajarme. Tomé aire y saqué el diario de Abigail del bolso. Le eché un vistazo a la tapa. Estaba decorada con pegatinas brillantes y algún que otro garabato. No me atrevía a abrirlo, he de reconocerlo, así que por unos instantes lo acurruqué en mi regazo mientras escuchaba una de mis canciones favoritas, “Starlight” de Muse. Fue entonces cuando la adrenalina me impulsó a abrir el diario. Cogí el tomo de hojas y las moví todas para echar un vistazo general. Casi todas las hojas estaban llenas de fotos. No había más tiempo que perder, así que fui a la primera página y comencé a leer:

12 de Enero de 2008
Querido diario… Creo que voy a empezar a escribir de otra forma, esta es demasiado cursi je je. Otra vez: ¡Hola!... No, queda algo soso… ¿Qué tal un “¡Qué hay!”?. Sí, eso me convence más… Hoy no hay mucho que contar. He tenido que salir a patrullar yo sola porque Ashley y Lorh se han pillado una buena gripe ¡Qué oportunas! Menos mal que cuando regresé a la oficina, Adam me estaba esperando con una buena taza de chocolate… ¡Pobrecillo! Se está haciendo demasiadas ilusiones, no se cómo decirle que solo le quiero como amigo, no quiero hacerle daño… Hablaré mañana mismo con él, espero que todo salga bien. Un beso enorme. Abi

Adam también lo pasó muy mal con la muerte de Abigail, incluso dejo de hablarme durante un par de meses. Estaba muy dolido con todo, a pesar de que Abi y él quedaron como amigos, él la quería con locura, es lógico, se conocían desde que eran unos bebés, iban al colegio y al instituto juntos… Sí pensé que yo era la única que lo estaba pasando mal, me equivocaba, él me superaba con creces. Pero al fin y al cabo, él lo ha superado antes que yo y en eso es bastante afortunado, o eso creo…

13 de Enero de 2008
Ya he hablado con Adam, pufff… no puedo quitarme de la cabeza la cara de pena que se le ha quedado. Me siento tan miserable… Pero él sabe que siempre podrá contar conmigo para lo que sea. Conmigo y con todos los demás… No me apetece recordar más lo que ha ocurrido… Chao!! Abi

Pasé mis dedos por esa página del diario. Estaba algo abombada, lo que daba indicios de que Abi había estado llorando. Pasé la página y continué leyendo.

16 de Enero de 2008
Uff, siento no haber escribo estos días pero he estado agobiadísima. Hemos detenido a tres furtivos que estaban cazando en la reserva. Sabemos que han herido a Kobo pero se ha escapado antes de que pudiéramos curarle la herida,; no sabemos si es grave y lo peor… Quién sabe si mañana aparecerá… Esperemos que sí y esperemos que lo haga vivo.
Por otra parte, ya se está empezando a organizar la fiesta de primavera. Ash, Lorh y yo saldremos este fin de semana para ir mirando modelitos para esa maravillosa noche. Ojalá no se haga eterna la espera Abi.


Recuerdo aquel día como si hubiera sido ayer. Realmente fue un día complicadísimo. Todos los guardas forestales salimos al bosque para actuar de inmediato. Hicimos un gran trabajo. Por suerte Kobo apareció sano y salvo solo dos días después del incidente junto con su manada, un gran alivio… Seguí leyendo durante una hora más. Algo llamó mi atención. Había varias hojas arrancadas correspondientes al mes de Marzo… ¡Qué extraño! Continué leyendo… Eran comentarios bastante raros…

4 de Abril de 2008
Hoy he ido al bosque y he estado sola durante tres horas. Lo necesitaba… Me encanta aquel lugar, jamás me había sentido tan libre. “Ellos” tienen razón, el precipicio es fascinante, se puede ver todo el valle desde allí y deber tener más de cien metros de caída. Mañana volveré, es un sitio realmente enigmático… Atrae y engancha… No sabes cuánto… Abi

Me quedé muy confusa… ¿El precipicio? Ese sitio es casi inaccesible ¿cómo pudo llegar hasta allí ella sola? No entiendo nada. Pasé la página:

5 de Abril de 2008
He sentido la necesidad de saltar.. Ha sido algo inexplicable… como si algo me llamara y me incitara a hacerlo. Me he situado justo en el borde y la sensación de poder precipitarme me ha seducido y eso me da miedo… pero se que me protegerán y no dejarán que nada malo me pase. Es mí sitio, es mi rincón personal… Abi

Me faltaba el aire, no podía respirar. Cogí la bolsa de papel del bolsillo de mi pantalón y al cabo de unos segundos recobré el ritmo normal de mi respiración ¿Qué demonios le ocurría? ¿Se pensaba suicidar? ¿Quién demonios le iba a proteger si nadie más que ella podía acceder a ese lugar? Las siguientes páginas también estaban arrancadas. Me estaba desesperando. ¿Qué había ocurrido para que Abigail pensara de esa forma tan temeraria? Sonó mi teléfono móvil, descolgué de forma mecánica y contesté mientras leía la última página:
-¿Diga?
-¿Ashley? Soy yo, Tony…
Volví a quedarme sin aliento, parecía que me estuviera leyendo la mente mientras leía el diario de su hermana.
-Hola Tony ¿qué te cuentas?
-Quería saber si habías podido leer… bueno ya sabes…
-Estoy en ello, no te preocupes…

25 de Abril de 2008
Hoy has sido un día genial. Herver ha organizado una acampada junto al lago; por eso ayer no escribí en este querido diario. Tenía muchas cosas que preparar, dejar atados cabos antes de que se hiciera tarde y ya no hubiera vuelta atrás. Ha sido un día lleno de risas e ilusiones. Ashley y yo nos hemos contado cosas extraordinarias que jamás habíamos sacado a la luz, pero no se… aunque ella era reticente a hablar, yo necesitaba soltar todo de una vez… Al fin y al cabo, este ha sido nuestro último día juntas y mi último día junto a los seres que más quiero; papá, mi querido hermano Tony, mis amigos… ES increíble, pero no tengo miedo a l o que pueda suceder a partir de éste momento, es más, estoy feliz (bueno, en cierta parte claro!!, a nadie le gusta irse y dejar a todas las personas que más quieres en este mundo). Pero sé que allí a donde voy seré más útil. Es hora de hacer algo de provecho aunque no sea en esta vida… bueno ¿para qué dar más explicaciones?. Pero aún así tengo miedo de que algo salga mal mañana. Tengo miedo de que le pueda pasar algo malo a Ashley por mi culpa… Si sigo las indicaciones oportunas todo habrá acabado pronto. Estoy ansiosa…
Cuando Unalaq venga y Yacone aparezca en el cielo, seré la nueva tiquaq de Amaguq…
Hasta siempre…
Abi


-¿Qué demonios es esto? – dije susurrando horrorizada por lo que acababa de leer.
-¿Ashley? ¿Ashley estás ahí? ¿Qué ocurre? Ashley contesta…
-Tony, tengo que colgar, he encontrado algo, te llamaré.
Me dirigí al despacho de papá situado en la planta superior de la casa, saqué unas llaves de un pequeño cajón y abrí su escritorio. Allí guardaba el historial clínico de Abigail. No tardé mucho en encontrarlo. Abrí la carpeta y miré el apartado de psiquiatría. No pude leer nada sospechoso ahí. Ni siquiera alguna consulta en sus veinte años de vida ¿Entonces por qué se comportaba de aquella manera tan siniestra y suicida? Continué leyendo… hasta que llegué al historial del día del accidente:

-Traumatismo craneoencefálico
-Traumatismo torácico severo
-Hematoma epidural
-Traumatismo abierto de fémur con rotura de arteria femoral.
-Rotura de la vesícula biliar


Jamás me dijeron todo lo que le había pasado a Abi para que muriera, pero leyendo esto supe la gravedad en la que se encontraba nada mas llegar al hospital. Si hubiera sobrevivido estaría peor que yo y la angustia de verla hecha un vegetal cada día que pasara me hubiera hundido más de lo que lo estoy ahora…
Quizás me tire veinte minutos con la mirada perdida en el vacío cuando un fuerte golpe en la puerta de la entrada de la casa, me hizo despertar violentamente…




Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 1 visitantes (12 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
© Anambfanfics 2010