anambfanfics
  Capítulo 16: Lo que la verdad esconde
 
Al día siguiente nos pusimos en marcha, no había ni un minuto que perder. Christian estaba en peligro y debíamos protegerle y mantenerle con vida hasta que llegara “el día”. Se me ponían los pelos de punta solo con pensar en lo que se nos avecinaba si no actuábamos con cautela.
A las diez en punto nos presentamos en casa de Adam. Llamé a la puerta con los nudillos casi enrojecidos de correr por el bosque, mientras con la otra mano sostenía a Chelsea. Poco a poco escuchamos unos pasos que se acercaban a la entrada y vimos cómo la puerta se tornaba ante nosotros.
-¿Abi? ¿Ray? – dijo sorprendido - ¿Qué hacéis aquí? No os esperaba hasta dentro de dos semanas. ¿Ocurre algo?
-¿Podemos pasar? – Preguntó Ray con su voz grave y amable.
-Claro, estáis en vuestra casa.
Ray pasó el primero y yo me quedé en la entrada con Adam para que saludara a la niña. Me dio un cariñoso beso en la mejilla y luego cogió a Chelsea con mucho cuidado.
-¿No habremos llegado en mal momento verdad? – dije nerviosa mientras cerraba la puerta.
-No, tranquila, mis padres ya se han ido a trabajar hace horas, no vuelven hasta la noche.
-Sentimos mucho no haberte avisado, pero no hemos tenido tiempo…
Adam me cortó con un gesto quitándole importancia a la situación. Se dirigió al salón y se sentó con la pequeña en la gran alfombra para jugar con ella.
-No es ninguna molestia, sois bienvenidos siempre. – sonrió – Bueno, me imagino que lo que tendréis que contarme es algo urgente, porque con las caras que traéis…
No sabía cómo sacar el tema aunque fuera de lo más importante. Pero cogí aire, no se aún de donde y hablé.
-Han intentado matar a Christian – le solté de sopetón.
Adam se quedó petrificado. Luego se levantó y comenzó a caminar de un lado a otro con las manos en la cabeza. Estaba muy impresionado.
-Eso no puede ser, le vigilo las veinticuatro horas del día – dijo alterado - ¿Cuándo ha ocurrido eso?
-Hace quince días… La noche que regresó de Toronto.
-Eso es imposible Abi, yo estuve con él esa misma noche, me aseguré de que se quedaba en casa, me habría enterado…
-Pues por lo que se ve no estuviste lo suficientemente atento a sus movimientos – le grité furiosa – Salió de casa hacia la parte baja del despeñadero para investigar el accidente de la carrera por su cuenta. ¿Sabes todo lo que supondría perderle? ¡Años y años de trabajo, Adam! Da gracias de que yo estuviera en el bosque para ayudarle cuando Kareb, Jordan y Ethan le atacaron…
-Christian es tu responsabilidad, no la mía. – me contestó Adam
-Pero ya sabes que no puedo poner un solo pie en Fort Franklin. Bastante me arriesgo cada mes viniendo aquí, incluso en este mismo instante…
-¡Basta ya!
Ray se impuso para poner orden. Con tantos gritos Chelsea se había puesto a llorar. La cogí y la mecí en mis brazos mientras le susurraba palabras cariñosas para calmarla.
-Tranquila cielo, mamá está aquí… shhh no llores mi niña.
-Nerviosos no conseguiremos nada. – dijo Ray – No ha sido culpa de nadie lo que sucedió. Christian está empezando su transformación y él ni siquiera lo sabe. Empieza a moverse y a controlar el territorio como un verdadero lobo, eso por una parte es bueno, pero por otra nos lo pone difícil a la hora de vigilarle. Pero ya hemos pasado por esto muchas veces, por lo menos yo y no tendría que ser un problema, pero esta es una ocasión especial y desgraciada o afortunadamente el cometido de mantener con vida al chico ha caído sobre ti Abi. Sé que en esto aún eres inexperta, pero no puedes cargarle toda la culpa a Adam, en ese caso, cúlpame a mí, yo soy quien te está enseñando todavía este mundo nuevo para ti y un error como este me convierte en un mal maestro.
-Lo siento Ray.
En esos instantes me sentía culpable por lo que acababa de decir Ray. Me dolía verle triste por culpa de mi mala planificación estratégica.
-Creo… que lo mejor sería que se lo contarais todo cuanto antes – dijo Adam – viendo como se están poniendo las cosas… - suspiró y luego continuó – Lo peor de todo es que creo que Lorh está detrás de todo esto.
El pulso se me aceleró de tal manera que la cabeza me daba vueltas. Esa frase me pilló totalmente desprevenida.
-¿A qué te refieres? – dije confusa.
-Creo que conoce nuestro secreto…
Me quedé mirándole incrédula. En esos momentos podía asegurar que si me hubieran intentado pinchar con una jeringuilla, no me conseguirían sacar ni una gota de sangre.
-Explícate – dijo Ray
-Como ya sabéis, es la única de su familia que no se ha transformado… bueno y que nunca lo hará, aunque si posea el instinto animal del lobo. – se sentó en el sofá juntó sus manos y con la mirada perdida en el infinito continuó hablando – He estado investigando estos meses atrás y he comprobado que Lorh se ha estado comportando de manera muy extraña. Salía a altas horas de la madrugada durante la semana y… ¿a que no sabéis qué? – nos quedamos absortos mirándole esperando la respuesta – Se reunía a solas con el señor Kane.
-¿Con el padre de Ashley? – elevé una octava mi voz - ¿Y qué tiene eso de raro, Adam? ¿Qué tiene que ver con nuestro secreto?
Ray me abrazó en un vano intento por calmarme. Notaba cómo mis piernas temblaban sin control. Sin duda estábamos ante algo gordo, muy gordo.
-Son amantes… - sentenció Adam – Llevan viéndose desde hace más de un año. Incluso el día de tu accidente, se vieron en secreto… Yo estaba vigilado a las afueras del hospital mientras Ray te iba a buscar a la morgue, cuando les vi irse…
-No entiendo nada… - dije con lágrimas en los ojos al recordar la noche del accidente.
-Abi… - se puso muy serio, jamás le había visto así – Además de saber que Lorh se está tirando al doctor Kane… creo que ambos estaban planeando todo desde muchos meses atrás. Sospecho que tienen que ver con tu muerte y con muchas más antes de la tuya. Y aunque aún no tenga las pruebas suficientes… todo me indica que tu muerte no fue accidental…
-¿Qué? No, no estarás hablando en serio ¿verdad?
Ni si quiera me miraba. Tenía el semblante frío y triste… no se atrevía a mirarme después de lo que me había contado.
-¡Adam, mírame! – le supliqué llorando - ¿Me estás diciendo que me asesinaron? ¡Contesta!
Sentía que me faltaba el aire. No entendía nada. Ray también estaba petrificado, congelado.
-No es definitivo Abi. – volvió a hablar Adam – Aún es demasiado pronto para saberlo… Aunque he de reconocer que el día que rescatamos a Christian cuando tuvo una avería en medio del bosque, ella le miraba como si quisiera matarlo… Era como si fuera otra persona. Creo que intuía lo que Christian estaba empezando a ser y creo que contigo hizo lo mismo.
-No… Lorh no… ella no le haría daño ni a una mosca. No podéis estar hablando así de ella. Desde el día de mi muerte se ha estado encargando de que no le faltara nada a Ashley… Ella no ha podido ser mi asesina…
- Un gesto, una mirada, una forma de comportarte es lo que le dio luz verde. Ella nunca se ha repuesto de saber que su familia era una manada de licántropos y ella jamás iba a ser uno de ellos… Ella detesta nuestro mundo… Nos odia… - dijo Adam – No tiene nada en contra de Ashley porque ella no se va a transformar en lo que Lorh más odia. Puede incluso usarla de cebo para atrapar a Christian.
-Tenemos que apartarla de todo este lío si no queremos que salga herida o peor – dijo Ray
Quería pensar que todo era mentira, pero había demasiada sinceridad en los ojos de mi mejor amigo.
-A partir de ahora debemos andarnos con mucho cuidado. Yo no me fiaría ni de mi propia sombra... – dijo con voz sombría Adam



Comentarios hacia esta página:
Comentado por Maria, 16-02-2010, 15:04 (UTC):
Hola!!... se q tal vez tngas mas cosa q hacer en tu vida personal, pero porfa trata de subir aunq sea un capitulo mas... creo q no t va a costar nada... Felicidades por tu pagina!!



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 1 visitantes (9 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
© Anambfanfics 2010